María Jesús Viver-S.
c./ Montserrat, 32
28015 Madrid (España)
Tel.: 0034 91 5596243
@viv4653@viversan.com

BORDADO SEGOVIANO

   
 

Página principal
Bordado español
Bordado de Lagartera
Bordado de Navalcán
Bordado de Mallorca
Bordado de Avila
Bordado segoviano
Bordado vasco
Encaje de malla
Encaje de bolillos

Encaje granadino
Glosario
Direcciones de interés

Inventarios:

Colaboraciones:
Dibujos y fotocopias

Tablón de anuncios

 

          En la provincia de Segovia se hacían bordados que comparten puntos y motivos con las provincias aledañas.

          Así se encuentran piezas de con bordados del tipo de la escuela lagarterana, salmantina, o con densas cenefas a reserva como las de Avila..., camisas de fiesta adornadas con tejidillo de Navalcán en puños, cuello y pechera.

          Sin embargo hay varios rasgos que hacen pensar en la existencia de una tradición específica de Segovia.

          Los motivos empleados suelen ser más esquemáticos que en las zonas que dan nombre a estos bordados. En el caso del tejidillo la hebra empleada es más gruesa y en los ejemplares más antiguos las cenefas servían para fruncir la tela, de tal manera que se puede considerar que es nido de abeja.

          Los motivos zoomorfos son casi inexistentes y los vegetales muy restringidos incluso en las piezas que responden a la tradición salmantina, donde estos elementos son los fundamentales.

          Se encuentran también motivos que no aparecen en otras zonas.

  • El pino es uno de ellos, con hojas en espiral.Clavel segoviano
  • Muy extendido es el uso decorativo del clavel estilizado, con uno o varios pétalos, muy esquemático o más naturalista, como capullo o flor abierta.
  • Otros pueden considerarse de origen musulmán como los que recuerdan letras árabes enlazadas, o las composiciones geométricas semejantes a las de los alicatados y artesanados musulmanes y mudéjares. Normalmente estos motivos están hechos casi totalmente en pespunte o punto Holbein, con algunos mínimos detalles de punto de cruz.

          La tela de base era lino hilado y tejido en casa con distinto grosor en la urdimbre, más fina que la trama. Es el lienzo casero que encontramos como base en todas partes hasta la producción industrial de tejidos con máquinas de vapor.

          Los hilos eran de lino de colores y estambre de lana negra y parda, pocas veces se usan hilos de seda.

Cenefa          Los colores se usan en monocromía: pardo, negro o azul; en bicromía: azul y melado, rojo y azul generalmente. Son poco habituales las piezas con más colores.

Entre los puntos más utilizados están el pespunte, el punto de cruz sencillo y doble, el de espiguilla y de espigón, cadeneta, punto de helecho, punto de cuadros a dos caras, el trenzado de Argel, el punto de escapulario, el tejidillo de Navalcán y el festón abierto.
          El festón se realiza contando los hilos, lo que hace que se mantenga la rigidez que caracteriza al bordado segoviano.
          El bordado al pasado se utiliza muy poco, solamente para subrayar los motivos rellenando el espacio.

Hojas           Además de los puntos de bordado suelen haber pequeños calados de tipo de randa, vainicas con punto patiliado generalmente. Estos randas, que pueden ser vainicas, pero que mucho más frecuentemente son puntos de unión para empalmar las piezas de tejido. Los tejidos no solían ser muy anchos y para hacer piezas grandes había que utilizar varios enpalmándolos.

          Muchas de las prendas, especialmente las de vestir, llevan remates con puntas segovianas que veremos en los encajes de bolillos.

          Los motivos forman cenefas sin esquinas, lo que da idea de la antigüedad de la tradición. Las esquinas se solucionan poniendo otro motivo, diferente del de la cenefa.

          A pesar de la sencillez de la técnica y la pobreza de los motivos la sensación que producen las piezas son de una gran riqueza.

          Algunas composiciones son especialmente sugerentes, con un toque que yo considero mágico.Mantelería

          Entre las piezas conservadas, las más características son los añales, cuadrados o rectangulares con un espacio central sin bordar para poner ofrendas, de difuntos o de boda.

          Se conservan otras piezas como las encomiendas, paños de andas, paños de "cartera", almohadas de culto o delanteras de camas.

          Como vemos las piezas que se conservan tienen una estrecha relación con los ritmos de la vida comunal: boda, muerte y fiesta fundamentalmente.

          Esa es una de las razones por las cuales las tradiciones decorativas desaparecen, ha desaparecido el estilo de vida que las llenaba de sentido.

          Las muestras que aquí aparecen las he realizado con combinaciones de color distintas de las tradicionales.
          Personalmente pienso que las tradiciones nunca han sido estáticas, han evolucionado, claro que muy lentamente, a lo largo de los siglos, y lo ideal es que no mueran, sino que sigan evolucionando, manteniéndose dentro de nuestras vidas, con distintos valores, pero vivas, educando la vista y el gusto de esta generación y las siguientes.

          Fundamental para el estudio de este bordado es el libro de María Paz Alfaya y López Los bordados populares en Segovia, Madrid, 1930, donde se recogen gran número de piezas procedentes de la provincia.

Bordado de Lagartera
Para cualquier sugerencia: @ viv4653@viversan.com

 

   Créditos
Textos: María Jesús Viver
Diseño: María Jesús Viver

Bordado de Avila Arriba Bordado vasco